Reseña del libro: Atlas de los Galileos…

Se llama «Atlas» y ciertamente está repleto de mapas, pero es mucho más que eso. El texto que Paul ha escrito es a la vez informativo y divertido, repleto de menciones de referencias muy, muy oscuras de la cultura pop a las lunas de Júpiter. No solo sabe mucho sobre las lunas, estuvo involucrado en todas las misiones que las exploraron; comenzó su vida académica como estudiante en prácticas en el JPL durante los encuentros de la Voyager con Júpiter, y desde entonces ha estado estudiando las superficies y las formas de las lunas heladas del sistema solar.

El seco y ocasionalmente oscuro sentido del humor de Paul fue a menudo requerido durante algunos de los episodios más desafiantes en la historia de la exploración de la luna helada. Lamenta lo que podría haber sido si la antena de alta ganancia de Galileo hubiera funcionado correctamente. Pero en este libro exprime hasta la última gota de los datos que hay. Hay mapas globales en abundancia. Hay cientos de mapas locales, en los que las valiosas franjas de datos de alta resolución de Galileo se colocan en el contexto local (en mapas base de menor resolución) y luego en el contexto regional (las ubicaciones de los mapas base se describen en mapas mini cuadrangulares). Dondequiera que haya datos infrarrojos de Galileo NIMS (lamentablemente, no hay muchos), sus mapas también los ubican en contexto. Cada uno de los mapas contiene una leyenda que identifica las circunstancias y el significado de cada imagen preciosa. Por ejemplo, tome la vista de Thera Macula que publiqué en la entrada de blog de ayer sobre «lagos» bajo el caos de Europa:

Deja un comentario