Blogs de la Antártida 2008-2009 Búsqueda de…

Hace un tiempo recibí un correo electrónico de un meteorólogo llamado Ralph Harvey, quien está a cargo del estudio anual Expediciones de búsqueda antártica de meteoritos (ANSMET), en el que un pequeño equipo de exploradores y geólogos antárticos recorre las llanuras heladas barridas por el viento del interior de la Antártida en busca de meteoritos que hayan aterrizado en el hielo. La Antártida es un lugar particularmente bueno para buscar meteoritos, por numerosas razones. La razón más obvia es que los meteoritos son bastante fáciles de detectar contra el hielo. Tampoco hay ninguna forma de que una roca pueda llegar a estas llanuras heladas, excepto cayendo del cielo, por lo que, a diferencia de otros lugares del mundo, es muy probable que si ves una roca allí, provenga del espacio. El intenso frío, la sequedad del desierto y la falta de vida significa que hay muy poca contaminación de las rocas por agua o materiales orgánicos (especialmente en las profundidades del interior de las rocas). Y en realidad hay mecanismos glaciales que concentran miles, incluso cientos de miles de años de caídas de meteoritos en la superficie de las llanuras heladas, en ciertos lugares.

Todo lo cual hace de la Antártida uno de los cotos de caza de meteoritos más productivos de la Tierra. Pero eso no quiere decir que las expediciones sean fáciles. Es mucho más difícil llegar a la Antártida que al Ártico. Cuando Pasé una semana en la isla de Devon en la estación de investigación de Haughton-Mars en 2002, podía llegar a 50 kilómetros del sitio de campo comprando boletos de avión en Internet. La Antártida es muy, muy, muy remota.

Deja un comentario